Domingo 26 de septiembre de 2021

Críticas al nuevo método anticonceptivo y sus peligros para las adolescentes

  • 16 de julio, 2014
  • Santiago del Estero (AICA)
Tras el anuncio de implementación de un dispositivo anticonceptivo subdérmico promovido para el uso adolescente, el obispo auxiliar de Santiago del Estero, monseñor Ariel Torrado Mosconi, advirtió que "todos los métodos anticonceptivos son contrarios a la misma naturaleza" y consideró "ilusorio" solucionar el embarazo precoz con métodos artificiales. El prelado fustigó el implante por ser "un modo de agresión al organismo", consideró que podría exponer a las mujeres a otras enfermedades de transmisión sexual y propuso educar en el amor y la práctica de la castidad.
Doná a AICA.org
Luego de que el Ministerio de Salud de la Nación anunciara la llegada de un dispositivo anticonceptivo subdérmico promovido para el uso de las adolescentes, el obispo auxiliar de Santiago del Estero, monseñor Ariel Torrado Mosconi, advirtió que "todos los métodos anticonceptivos son contrarios a la misma naturaleza", y afirmó que la vida "no es una amenaza de la cual debamos defendernos, sino un don maravilloso de Dios".

En tal sentido, el prelado consideró que el embarazo adolescente "es un mal muy grave y extendido en nuestra sociedad, con los perjuicios que esto implica en el riesgo de la salud de las jóvenes, los problemas sociales que trae aparejado y las frecuentes condiciones de precariedad e irresponsabilidad ante la vida que conlleva". Pero al mismo tiempo, consideró que "es ilusorio buscar la solución más fácil a través del uso de anticonceptivos".

"Es preocupante que no se diga nada de un tema muy delicado ?añadió-. Me refiero a la necesidad de una autorización de los padres para que adolescentes puedan ser sometidas a esta intervención. De esta manera el Estado está interfiriendo en una responsabilidad que le compete exclusivamente a los padres de las menores".
El prelado consideró que las relaciones extramatrimoniales "son siempre gravemente desordenadas; y que por tanto se debe llevar a una verdadera educación en el amor que prevea una educación en la castidad para evitar los embarazos precoces".

"Aunque sea un término que parece pasado de moda, hay que educar en la castidad, una virtud que rige la sexualidad humana según el orden natural. Esta educación se debe impartir especialmente a los niños, adolescentes y jóvenes que están más expuestos e indefensos a un uso indebido de su sexualidad", propuso el obispo.

Monseñor Torrado Mosconi afirmó que el nuevo método anticonceptivo subcutáneo "es un modo de agresión a su organismo", de igual carácter que cualquier otra sustancia que produce graves alteraciones hormonales en la mujer. Además, consideró que estimularía las relaciones sexuales de las adolescentes exponiéndolas a otras graves enfermedades de transmisión sexual.

El obispo auxiliar de Santaigo del Estero expresó que la mujer santiagueña "es generosa en el dar vida, en el concebirla y cuidarla con amor y sacrificio". Destacó la "valentía" de las madres solteras que llevan adelante el embarazo, y exhortó a toda la sociedad a acompañar a estas mamás con medidas efectivas de índole médica, psicológica, social y espiritual.

Monseñor Torrado enfatizó que la fecundidad del matrimonio "es un don" y que el amor conyugal tiende a ser fecundo, según consignó El Liberal: "La Iglesia está a favor de la vida por eso enseña que todo acto matrimonial debe quedar abierto a la vida. El significado unitivo y procreativo debe estar siempre unido en el acto conyugal. Los esposos participan del poder creador y de la paternidad de Dios. Transmitir la vida es una importantísima misión del matrimonio".

"Esta paternidad responsable permite, en ciertas condiciones, la regulación de la natalidad. Por razones justificadas, los esposos pueden querer espaciar los nacimientos de los hijos. En este caso deben cerciorarse de que su deseo no nazca del egoísmo, sino de esa paternidad responsable. En estos casos es bueno reflexionar que si nuestros padres no hubieran sido generosos, muchos de nosotros no hubiéramos tenido nunca la oportunidad de nacer y de vivir la aventura maravillosa de esta vida terrena y estar llamados a la eterna", concluyó.+