Santoral  
 

San Jenaro, obispo y mártir

19 de setiembre

Era natural de Benevento, ciudad de la que fue obispo. Cuando se inició la cruenta persecución de Diocleciano, el año 305, fue detenido junto con sus diáconos y arrojado a las fieras, pero éstas no lo tocaron. Finalmente fue decapitado. La tradición dice que la cabeza de San Jenaro fue recogida por uno de sus fieles y ahora se conserva en la catedral de Nápoles, y también un recipiente de vidrio lleno de sangre coagulada del mismo santo. Todos los años en este día, al colocar el frasco junto al relicario que contiene su cabeza, la sangre se pone líquida y roja como cuando fue derramada. Este milagro, llamado licuefacción de la sangre, se produce delante de un inmenso gentío que llena el templo, y el portento es interpretado por los napolitanos como señal de bendición de Dios. El mismo milagro se repite el 16 de diciembre.


Agencia Informativa Católica Argentina
Bolívar 218, 3er. piso, 1066 Buenos Aires,
Tel. (011) 4343-4397 (líneas rotativas) - Fax: (011) 4334-4202
E-mail: info@aica.org - Sitio en Internet: www.aica.org

Copyright © 1996 / 2006 AICA. Todos los derechos reservados.