Documentos  

 

UN SABIO Y UN AMIGO


Homilía del cardenal Antonio Quarracino, arzobispo de Buenos Aires y Primado de la Argentina en la misa de exequias del Card. Pironio (12 de febrero de 1998)


Ha retornado a los brazos del Padre, el alma pura y limpia del cardenal Eduardo Francisco Pironio; llegó para él la hora de la Pascua final, la de su paso a la eternidad. Está, ahora, contemplando «lo que nadie vio ni oyó y ni siquiera pudo pensar, aquello que Dios preparó para los que lo aman» (1 Cor. 2,9)

Créanme que resulta duro para alguien que ha compartido 60 años de entrañable amistad, evocarlo en este momento...

Se agolpan los recuerdos, los momentos de alegría y de dolor que juntos hemos convivido... Las reflexiones sobre temas y puntos que hacían a nuestra fe, a diversos y variados problemas y sus posibles soluciones, a comunes proyectos y tareas pastorales...

Todo ello hace brotar en mí sentimientos cuya marea interior se entremezcla en mi memoria y en mi corazón, hasta el punto de entrecortar mi voz y nublar mis ojos...

Cuando hace tres años, en la Basílica de Luján, con los obispos argentinos celebramos aquí, la Eucaristía jubilar del cardenal Pironio, tuve la alegría de acceder a su fraternal pedido y referirme a la gozosa ocasión de sus 50 años sacerdotales.

Traté, entonces, de presentar un conciso resumen de su vida sacerdotal. Casi al final expresé lo siguiente: «Sé que dije cosas que pudieron haber herido la pudorosa modestia del cardenal Pironio. Sé que tiene suficiente humildad y paciencia para no causarle disgusto. A algún otro pudo parecerle que se trató de un panegírico. Digo que está bien no esperar la hora de la despedida final para dejar asentadas ciertas afirmaciones».

Ni exultante panegírico ni lloroso recordatorio. A ustedes no necesito decirles quién fue y qué significó en la vida de la Iglesia argentina  y universal el cardenal Eduardo Pironio.

Es suficiente que en la serenidad de esta liturgia exequial, abran las puertas de su espíritu para contemplar con los ojos del alma la figura radiante del querido cardenal.

Me permito, sin embargo, señalar un hecho y un aspecto entre los muchos de la rica vida espiritual del cardenal Pironio.

El hecho  -doloroso, por cierto-  es  que hemos perdido como Iglesia a un sabio. Uso esta expresión, pero totalmente desprovista del sentido racionalista que se le adjudica en nuestros tiempos. Se nos fue un sabio de la vida espiritual, con honda y firme fundamentación teológica.

Hace muchos años, mi padre  -hombre sencillo-  le formuló al padre Pironio una pregunta en tono jocoso: «Cuando usted habla, padre, ¿lo hace dirigiéndose a la inteligencia o al corazón de quien lo escucha? Sonriente, Pironio respondió: «Al corazón». Y mi padre le replicó: «No, hay que dirigirse a la inteligencia». Luego tratamos de ubicarle, en sus respectivos lugares, las dos formas de responder.

Es claro que  -como todos sabemos-  en la inteligencia está la raíz de todo conocimiento, aun el de las verdades reveladas.

Bien lo sabía esto Pironio; y por eso estaba tan fundado en la Teología, la ciencia de la fe, a cuyas verdades no sólo adhería sino que profundizaba y las regustaba, las saboreaba: acción propia del don de Sabiduría..

Estas verdades sabidas con la inteligencia pasaban a su fervoroso corazón; y allí, por obra de una misteriosa alquimia de la Gracia y del don de Sabiduría, se transformaban en vida que engendraba vida. Su palabra, oral o escrita, llegaba al corazón y a la inteligencia de aquellos a los que iba dirigida. Se cumplía lo del cardenal Newmann; «Cor ad cor loquitur» («El corazón habla al corazón»). Por eso, cada oyente o lector del cardenal Pironio sentía que sus palabras eran dirigidas a él particularmente.

Este es el hecho: hemos perdido un sabio de las cosas sagradas, de aquellas que interesan para la santidad y la vida eterna.

Añado, enseguida, un aspecto, una característica que en el cardenal Pironio había alcanzado el grado de virtud: la amistad.

La amistad que me dispensó generosamente durante más de 60 años;  la amistad, de la que él hizo un culto y que era como desprendimiento o parte integral de su honda caridad.

Por eso, de la amistad del cardenal Pironio es posible afirmar lo que San Pablo afirma acerca del amor: la amistad del cardenal Pironio fue  -para todos-  comprensiva y servicial, dispuesta siempre a ayudar a todos y en todo; su amistad nada sabía de envidias, aunque él fuera objeto de envidias ajenas; una amistad siempre dispuesta a perdonar, a confiar, a esperar, a soportar.

He sido testigo de cómo trataba a personas de las que le constaba que habían hablado injustamente mal de él, o habían herido su sensible corazón: con una exquisita bondad, que involucraba perdón y, al mismo tiempo, afecto.

Nadie podía tratar al cardenal Pironio sin sentir la cercanía  de un hombre de Dios, que transmitía paz, y sin experimentar que era alguien con cuya amistad se podía contar.

Nos falta ahora, aquí, en la tierra, un sabio y un amigo.

Pero lo tenemos en el cielo, como fiel intercesor y vivo modelo en la memoria de nuestro corazón.


* * *


Hermano Eduardo: amigo del alma (como una vez en un extremo de generosidad me definiste), te presento el afecto y la veneración de todos los que te quisieron y admiraron; y que ahora tienen la seguridad de tu intercesión ante el rostro del Padre que está en los cielos.

Sabemos que tendrás presente lo que en diálogo telefónico le prometiste al Santo Padre, casi en vísperas de dejar este mundo, cuando le dijiste: «Desde el cielo, seguiré rezando por la Iglesia».

No dejes de hacerlo también por esta porción de la Iglesia universal, por esta Iglesia argentina que te proclama como a uno de sus más eximios miembros, como a uno de sus más preclaros pastores: hubiera deseado que esto último te lo dijera nuestro hermano monseñor Karlic, como presidente actual de la Conferencia Episcopal Argentina. En su ausencia, creo interpretar el sentir de nuestro Episcopado, de los sacerdotes y religiosas y del pueblo de Dios.

No pretendo ni quiero encomendarte más intenciones; las que podría  añadir o sugerirte estoy cierto que las llevas como diseñadas en tu alma noble y generosa. ¿Acaso sería necesario recordarte a tu piadosa y sufrida hermana, a las religiosas que te acompañaron y a tu fiel secretario Fernando que estuvo a tu lado durante casi 25 años?

¡Descansa en paz, hermano y amigo!

Y ahora, cuando seguramente te tiene entre sus maternales brazos nuestra Santísima Madre la Virgen María, a la que amaste con ternura, pide por nosotros: para que ella nos ayude a llegar un día adonde hoy tú estás, en la luz de los bienaventurados, junto al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Amén


Este documento fue publicado como suplemento
del Boletín Semanal AICA Nº 2249, del 25 de  febrero de 1998


Agencia Informativa Católica Argentina
Bolívar 218, 3er. piso, 1066 Buenos Aires,
Tel. (011) 4343-4397 (líneas rotativas) - Fax: (011) 4334-4202
E-mail: info@aica.org - Sitio en Internet: www.aica.org

Copyright © 1996 / 2006 AICA. Todos los derechos reservados.