Documentos  
.

SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI


Homilía de monseñor Juan Carlos Maccarone, obispo de Santiago del Estero en la solemnidad del Corpus Christi (Sábado 28 de mayo de 2005 - Hospital Independencia)



“¡Quédate con nosotros, Señor, porque atardece y el día se acaba!” (Lc. 24,29)


¡Hermanos y hermanas!

1. Como los discípulos de Emaús le decimos a Jesús, en este atardecer de Santiago, que se quede con nosotros; Él hace camino con nosotros y queremos abrirle las puertas de nuestro corazón y de nuestra vidas, para que sea el Señor, que abra nuestra mente, nuestros ojos, que caldee nuestros corazones para reconocerlo vivo, vencedor de la muerte y en medio nuestro.


2. ¿A quien otro podremos recurrir, a la hora de tener que dirigir el sentido de nuestra vida, poner en algo definitivo la capacidad del amor que Dios nos dio? Con el apóstol Pedro queremos decirle a Jesús con toda sinceridad “¿A quien iremos? Tú tienes palabras de vida eterna” (Jn 6,68)

Sí, queremos estar con él, para vivir para él. Queremos gozar de su presencia, sobre todo, en la Eucaristía, que es presencia suya de donación, de entrega y de servicio: “Este es mi cuerpo, entregado por ustedes”, “Esta es mi sangre derramada por ustedes”. Es el amor que llegó hasta el fin: “Yo soy el Buen Pastor... doy mi vida por las ovejas... Nadie me la quita, sino que la doy por mí mismo” (Jn. 10,14.18)


3. Estar con Jesús participando de su acto de entrega total, por amor sin límites, nos compromete a que con corazón ardiente de amor sirvamos a los hermanos:

“¿Cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer; sediento y te dimos de beber? (..) ¿Cuándo te vimos enfermo o preso y fuimos a verte?”. Y Jesús responde: “Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo!” (Mt. 25, 37.39.40)

¡Queridos hermanos y hermanas! Celebrar la Eucaristía del Señor, participar de la fracción del pan, adorar la presencia de Cristo que se hace entrega hasta el fin, debe impulsar nuestra vida al servicio de los demás. Nos tiene que “arder el corazón” con la experiencia de su amor para hacer de nosotros servidores de los hermanos pobres, débiles y sufrientes, con los cuales el mismo Cristo se identificó!.

Debemos pasar del rito a la persona, a la persona de Cristo que nos impulsa a servirlo en los hermanos.


4. La palabra de Jesús a Tomás: “Acerca aquí tu dedo y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo, sino hombre de fe” (Jn. 20,26-28), no es solo una invitación a confirmar la curiosidad para saber la verdad del Resucitado.

Hoy debemos oír esta invitación de Jesús, palabra llena de autoridad, para que lo alcancemos a él mismo en las laceraciones, las llagas, los dolores, las miserias que desfiguran los rostros de tantos hermanos, para regenerarlos con nuestro humilde pero siempre regenerador servicio cristiano, que no es cualquier filantropía que surge de cualquier sentimiento de compasión. Es la misma “caridad de Cristo que nos urge” (2Co. 5,14).

A Cristo lo encontramos en los rostros de tantos niños, “golpeados por la pobreza desde antes de nacer”, rostros de jóvenes “desorientados por no encontrar su lugar en la sociedad”, rostros de campesinos “que como grupo social viven relegados... y a veces privados de la tierra”, rostros de obreros mal retribuidos “, rostros de sub empleados, desempleados, despedidos”, rostros de “marginados y hacinados urbanos”, rostros de ancianos, “cada día más numerosos” frecuentemente marginados de la sociedad del progreso que prescinde de loas personas que no producen” (cf. Puebla, n. 30-39)

A todos ellos, y según las posibilidades de cada uno, debe alcanzarlos nuestra caridad que se nutre en la Eucaristía, Sacramento del Amor de Cristo. “El siglo y el milenio que comienzan –decía Juan Pablo II– tendrán que ver todavía, y es de desear que lo vean de modo palpable, a qué grado de entrega puede llegar la caridad hacia los más pobres” (NMI n. 49).


5. “Hagan esto en memoria mía”, recuerdo de su pasión, para que alcancemos con nuestro amor la pasión de tantos hombres. “Dulcis Jesu memoria, dans vera cordis gaudia”, dice el Himno latino: ¡Qué dulce es la memoria de Jesús, que da la verdadera alegría del corazón”.

Alegría no para aprisionarla en nuestro corazón, sino para que sea fuente de fortaleza, que nos lleve a amar como Jesús amó, con sus sentimientos llenos de misericordia, ternura y compasión. ¡Amén!


Mons. Juan Carlos Maccarone, obispo de Santiago del Estero



Agencia Informativa Católica Argentina
Bolívar 218, 3er. piso, 1066 Buenos Aires,
Tel. (011) 4343-4397 (líneas rotativas) - Fax: (011) 4334-4202
E-mail: info@aica.org - Sitio en Internet: www.aica.org

Copyright © 1996 / 2006 AICA. Todos los derechos reservados.